lunes, 19 de diciembre de 2011

FUTBOL: Se viene la COPA LIBERTADORES DE AMERICA

Los Romperedes de América

Por @JuanMartinLongo

¿Tendremos la suerte alguna vez de volver a disfrutar una Copa Libertadores con un goleador que repita lo hecho por Daniel Onega? "El fantasma", como lo apodaban, jugó la edición de 1966 vistiendo la camiseta de River Plate y se despachó con 17 goles. Fue el jugador que más tantos convirtió en una misma copa y sin embargo, a pesar de lo abultado de su cuenta personal, el equipo argentino perdió la chance de ganar su primera Libertadores, contra el poderoso Peñarol de Montevideo que se llevó, aquél años, su tercer título en el certamen continental.

 

Sin embargo, la Copa ha tenido a lo largo de su historia a temibles goleadores como el ecuatoriano Alberto Spencer, los charrúas Fernando Morena, Pedro Virgilio Rocha y Julio César Morales, y los argentinos Juan Carlos Sarnari, Luis Artime, y "el fantasma". La mayoría de ellos marcaron más de 30 goles en las primeras ediciones, allá por las décadas de los 60 y 70. En esos tiempos, además, rompían los arcos jugadores como Pelé (8 goles en 1965), el gran Norberto Raffo que contribuyó con 13 tantos a la histórica campaña del Racing de Juan José Pizzuti; y otro brasileño: Vanderlei Eustáquio de Oliveira, "Palhinha", que con 13 gritos llevó al Cruzeiro a levantar su primera Copa Libertadores de América en 1976.

 

Los años 80 nos regalaron, de entrada, en 1981, los 11 goles del fenomenal Arthur Antunes Coimbra, más conocido como "Zico". El "Pelé Blanco" condujo al Flamengo hacia su único título en la Copa. En la edición de 1985, el argentino Juan Carlos Sánchez, que debutara en Gimnasia y Esgrima de Jujuy, marcó 11 goles con la camiseta del Blooming. El equipo boliviano disputó la segunda fase de la copa en el mismo grupo que Independiente y quien resultara campeón: Argentinos Juniors. Al final de la década, en 1989, el charrúa Carlos Aguilera, con la camiseta aurinegra de Peñarol, y el paraguayo Raúl Amarilla, con la albiazul de Olimpia; gritaron 10 veces cada uno pero con suertes disímiles: El equipo carbonero se quedó en octavos de final a manos del Inter de Porto Alegre; mientras de el "Decano" cayó en la final, por penales, frente a Atlético Nacional de Medellín.

 

En la última década del siglo pasado, quedaron en las retinas de los futboleros los 12 goles de Mário Jardel con la casaca tricolor de aquel Gremio Campeón en 1995, y los 11 tantos de Antony de Ávila con el América de Cali subcampeón de River en 1996; y Alberto Federico Acosta para la Universidad Católica de Chile, eliminada en cuartos de final por Colo Colo en 1997. También dejó su marca un brasileño: Sergio Joao que marcó 10 goles para el Bolívar en 1998.

 

En las últimas 10 ediciones, sobresalieron grandes artilleros como Luizao (15 goles en 2000) en Corinthians, Rodrigo Mendes (10 tantos en 2002) con la casaca de Gremio de Porto Alegre, y el paraguayo Salvador Cabañas que, jugando para el América de México, se hizo 10 veces presente en las redes sudamericanas.

 

Estos hombres, hicieron historia. Y aún queda historia por escribir. A poco más de un mes del inicio de la 53º Copa Libertadores de América, los más grandes goleadores del fútbol sudamericano preparan las gargantas para el momento más lindo que tiene el fútbol, ese grito sagrado llamado gol.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada